Patrono del Servicio Jurídico
Auditor de Guerra Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso

Fue bautizado el 12 de agosto de 1790, en la catedral de Arequipa. Era hijo de Don Juan de Dios Melgar Sanabria y de Doña Andrea Valdivieso Gallegos.

Próximo a vestir los hábitos, y enterada su madre de la decisión del hijo, resolvió hacerlo desistir de tal idea pues , Mariano era el único sostén de sus padres; no vaciló en venirse a Lima, con el propósito de graduarse de doctor en leyes en los claustros de San Carlos. Durante su estadía en la capital, conoció hombres de notoria experiencia tales como Baquíjano, cuyas conversaciones y polémicas oía a menudo con el mayor entusiasmo.

Regresó a Arequipa, dedicándose de lleno al cultivo de su profesión, pero en sus ratos de ocio, ensayó con éxito la escultura, música y versificación. En cuanto a sus amores, Melgar se enamoró profundamente de María Santos Corrales, conocida con el nombre de “Silvia”. Los amigos del vate le hicieron ver la inutilidad de sus esfuerzos en conseguir un amor que no sería correspondido, ya que él no contaba con recursos económicos para unirse a ella.

Cuando estalló la revolución acaudillada por el brigadier Pumacahua, se incorporó a sus fuerzas como auditor de guerra. Desgraciadamente las fuerzas libertadoras salieron derrotadas en los campos del Desaguadero y en Matará, en los altos de la Paz y en las orillas del Umachiri donde terminó la contienda. Hecho prisionero Melgar, un tribunal militar dispuso su fusilamiento; esto ocurrió el 12 de marzo de 1815.

La breve obra poética de Melgar, ostenta valores que la hacen digna de admiración. Compuso: “Carta Silvia”, que refiere sus amores; odas, “Al autor del mar”, “Al Conde de Vista Florida” y “A la libertad”. Además tradujo el “Remedia moris”, de Ovidio.

Mariano Melgar, el poeta de los tiernos amores y ardiente patriota es hoy considerado como Patrono del Servicio Jurídico del Ejército por Decreto Supremo N °017/77-GU del 20 de Febrero de 1978.