Patrono del Arma de Infantería
Mariscal Andrés Avelino Cáceres

Nació en Ayacucho el 10 de Noviembre de 1836, hizo sus primeros estudios en el Colegio Nacional de Ayacucho y en 1853 ingresó a la Universidad San Cristóbal de Huamanga (Ayacucho).

Sin embargo un año después, en 1854, ingresó al Ejército como Cadete, cuando el General Ramón Castilla pasó por Ayacucho, durante la revolución que conducía contra el gobierno de Rufino Echenique, e hizo la Campaña hasta la Batalla de La Palma. Ascendido a Subteniente en 1855 inició una prominente carrera militar.

En 1857 participó activamen¬te en las acciones que el Pre¬sidente Castilla dirigió perso¬nalmente contra la revolu¬ción de Vivanco, y donde fue herido gravemente en un ojo. Estaba aún convaleciente de ésta herida cuando estalló la guerra con el Ecuador, ello no fue obstácu¬lo para que tomara parte en dicha campaña con el grado de Capitán.

Concluida la guerra fue en¬viado por el Mariscal Castilla a Francia como adjunto a la delegación peruana y para el tratamiento de la herida en su ojo izquierdo.

Al retornar al Perú en 1862, fue destacado al Batallón Pi¬chincha con el grado de Sargen¬to Mayor. En 1865, fue ascendi¬do a Teniente Coronel partici¬pando un año después en el combate librado contra la Escuadra Española el 2 de Mayo de 1866.

En 1872, fue nombrado 2º Jefe del Batallón Zepita en cuyas filas estalló, dos años después, una sublevación militar que fue rápidamente debelado por el Teniente Coro¬nel Andrés A. Cáceres. Este acuerdo le valió para ser nombrado 1º Jefe de dicho Batallón.

Al obtener el grado de Coronel en 1875 fue destacado al Cusco como Prefecto de ese departamento sin perjuicio de su cargo de 1º Jefe del Batallón Zepita.

Cuando Chile nos declaró la guerra, el Coronel Cáceres al frente de su Batallón Zepita se dirigió a Iquique donde fue nombrado Comandante General de la Segunda División del Ejército del Sur. Hizo las campañas de Tarapacá y Tacna.

A su valor y patriotismo se debe el único triunfo perua¬no de ésta guerra: la Batalla de Tarapacá el 27 de Noviem¬bre de 1879.

Luego de la toma de Arica, los chilenos dominaban el sur peruano, Cáceres y los restos del Ejército del Sur se trasladaron a Lima para organizar su defensa. En la capital fue nombrado Comandante General de la Quinta División del Ejército del Centro.

Reorganizado el Ejército vísperas de la defensa de Lima fue nombrado Jefe del IV Cuerpo del Ejército de Lima asis¬tiendo a los Batallas de San Juan y Miraflores, donde fue herido en una pierna. Recuperado de su herida logró reti¬rarse de la capital, ocupada por los chilenos, hacia Jauja donde inició la heroica campaña de La Breña.

Reconocido como Jefe Político Militar del Centro fue entre 1881 y 1884 el alma de la resistencia peruana a la invasión extranjera obteniendo los triunfos de Pucará, Marcavalle y Concepción. La falta de unidad entre los peruanos determinó su derrota en Huamachuco (10 de Julio de 1883) y la firma del Tratado de Ancón (2 de Octubre de 1883). Pero Cáceres no se dio por vencido, y sobreponiéndose a la derrota organizó un nuevo Ejército, con el cual se opuso al Tratado de Ancón.

Obligado por las circunstancias reconoció el tratado con la condición que las tropas chilenas desocuparan el país lo cual fue ejecutado a mediados de 1884. Pero se negó a reconocer el gobierno de Iglesias, que teniendo a la opi¬nión pública en su contra renunció a la Presidencia.

Convocadas las elecciones en 1886 Cáceres fue elegido Presidente Constitucional del Perú para el período 1886-1890. En 1895 ejerció nuevamente la Presidencia Constitu¬cional pero una revolución organizada por Piérola en Chile, impidió completar su período constitucional, y la realiza¬ción del plebiscito para recuperar Tacna y Arica que consti¬tuía el principal afán de Cáceres. Para ello había organi¬zado un Ejército fuerte que pudiera garantizarlo. En 1919; el Presidente Leguía lo ascendió al grado de Mariscal.

El Mariscal Cáceres es el héroe nacional y la figura más legendaria y trascendental de nuestra historia por la enseñanza que encierran sus acciones durante la guerra con Chile, tanto para las generaciones del presente como del futuro.

Como gobernante fue héroe defensor de la integridad territorial y ese título es el que lo hace acreedor a la gratitud nacional.

Andrés Avelino Cáceres Dorregaray es designado Patrono del Arma de Infantería el 02 de Enero de 1951 (Orden Gene¬ral del Ejército de 1951).