Gran Mariscal Ramón Castilla Marquesado
Patrono del Arma de Caballería


Nació en Tarapacá el 31 de Agosto de 1797, muy joven pasó a Lima y luego a Concepción Chile, donde cursó estudios.

Decidido por la carrera militar ingreso al Ejército Virreinal como cadete del Regimiento Dragones de la Frontera.

Sirvió en el Ejército Virreinal hasta 1820 alcanzando el grado de Teniente. Derrotado en Cerro de Pasco por las fuerzas patriotas de Álvarez de Arenales, fue hecho prisionero y conducido al Cuartel General Patriota en Huaura donde al escuchar las arengas de San Martín abrazó la causa independentista.

Al crearse la Legión Peruana de la Guardia fue destacado a servir en el Regimiento de Caballería de Húsares. Pronto alcanzó el grado de Sargento Mayor y apoyó la dictadura de Bolívar.

Con el grado de Teniente Coronel estuvo en la Batalla de Ayacucho como Ayudante del Estado Mayor General. Sucre en el parte de dicha batalla lo menciona como "muy digno de una distinción singular".

Consolidada nuestra independencia, Ramón Castilla fue nombrado Subprefecto de Tarapacá; rechazó abiertamente la Constitución Vitalicia de 1826.

En 1828 durante el conflicto con Bolivia fue encomendado para organizar la Reserva. Ascendido a Coronel se trasladó a Lima, en 1830, donde el Presidente Agustín Gamarra lo nombró su edecán teniendo a partir de entonces una ventajosa carrera militar, participando en cuanta campaña hecha entre 1830 y 1839. Tenaz opositor a la Confederación Perú Boliviana, estuvo presente en la Batalla de Yungay (20 de Enero de 1839) y su actitud decisiva para el triunfo le valió para alcanzar el grado de General de División.

Incursionó exitosamente en la vida política del país, primero como Ministro General del Presidente Gamarra y luego de la muerte de este contribuyendo a restablecer el orden Constitucional.

Elegido Presidente Constitucional del Perú en 1845, gobernó hasta 1851. Estableció la Ley General del Presupuesto. En 1854 se pronunció en contra del régimen del General Rufino Echenique por los malos manejos económicos encabezando así el descontento popular. Proclamado Presidente Provisional del Perú, decretó la abolición del tributo indígena y la liberación de la esclavitud, rezagos coloniales que retrazaban el desarrollo social del Perú.

Consolidando su gobierno provisional convocó a elecciones siendo proclamado Presidente Constitucional para el período 1858 - 1862. Durante ésta gestión enfrentó las absurdas pretensiones ecuatorianas de vender territorio peruano a sus acreedores ingleses. En rápida y exitosa campaña puso fin a estos intentos.

Sus dos gobiernos dieron al país estabilidad económica y política; y se le considera el mejor presidente que ha tenido el Perú a lo largo de toda su vida republicana.

Concluido su período presidencial, continuo en la brega política como Senador por Tarapacá encabezando el rechazo nacional contra la ocupación española en las islas de Chincha.

Se opuso a la firma del Tratado Vivanco - Pareja, siendo Diputado por el Presidente Pezet, por lo que no estuvo presente en el glorioso Combate del 2 de Mayo.

De regreso al Perú continuó con su política de oposición y cuando pensaba dar inicio a una nueva campaña revolucionaria, lo sorprendió la muerte en su tierra natal el año 1867.

Por ley N° 25128 del 30 de Noviembre de 1989, se le declaró Gran Mariscal del Perú y es designado Patrono del Arma de Caballería el 02 de Enero de 1951 (Orden General del Ejército de 1951).